7 Mitos sobre Noruega

Existe toda una serie de mitos sobre Noruega y los noruegos. Hemos seleccionado algunos de ellos para restablecer la verdad, con su lado bueno, pero sin olvidar los pequeños defectos.

mitos sobre noruega

¿Basta con ocho días para visitar Noruega?

¡Sería una lastima! Pues el país tiene una longitud de 1700 km y aunque las carreteras están en particularmente buen estado, no se trata de autopistas.

Para llevarse una idea completa de lo que es Noruega, es necesario contar con 15 días o incluso tres semanas. Sin embargo, para un primer contacto, una semana en los fiordos constituye una experiencia maravillosa.

De todas formas, querrá volver. Podrá entonces descubrir el maravilloso mundo de las regiones del norte, las islas Lofoten, la civilización Sami (los lapones), el sol de medianoche, etc.

¿Los fiordos son todos iguales?

Nada más lejos de la verdad. Noruega se caracteriza por su extrema variedad. Tras un paisaje bucólico descubrirá fiordos majestuosos, al final de una carretera sinuosa se encontrará en una altiplanicie, al pié de un glaciar podrá ver pequeñas granjas llenas de color…

No hay dos fiordos semejantes, y pocas regiones del mundo son tan variadas.

El clima noruego es más bien frío, ¿no?

¡Desengáñese! Lo que dicen constantemente aquellos que nunca han ido a Noruega es… más bien falso.

El clima es variable, y algunas regiones del litoral son más húmedas. Pero durante el verano, el sol sabe ser radiante y, de hecho, en el norte ni siquiera se pone. En resumen, la temperatura es suave y agradable; el clima, templado y sano… gracias a la Corriente del Golfo de México.

¿Noruega sólo se visita en verano?

¡Qué ocurrencia! Al llegar la primavera, los noruegos se despiertan, al igual que su frondosa naturaleza. Las flores muestran sus colores y los festivales no se quedan atrás. Sin olvidar que hay menos turistas.

El otoño, con sus espléndidos paisajes con todas sus tonalidades, es el momento ideal para salir a recoger las bayas silvestres y las deliciosas setas que encontrará por doquier, o ver los fiordos con un crisol de colores.

En cuanto al invierno, no hay que olvidar que no por casualidad Noruega organizó los Juegos Olímpicos de 1994, en Lillehammer. Los noruegos, inventores del esquí, sabrán hacerle descubrir y apreciar los fabulosos placeres del invierno, como los largos paseos en trineo de perros. También hay que tener en cuenta que sí hay sol en Noruega durante el invierno, solamente en el norte el sol se desaparece durante el mes de diciembre y enero.

¿Noruega está muy lejos?

¡Ni mucho menos! Con la disponibilidad de vuelos internacionales nada se encuentra demasiado lejos. Madrid – Oslo son solamente 4 horas en avión. Las compañías aéreas tienen salidas diarias.

¿En Noruega todo es caro?

¡En absoluto! Es cierto que si desea vivir en Noruega “a la española” el costo de la vida es más elevado: algunos restaurantes, los vinos, el alcohol o el tabaco son efectivamente más caros.

Sin embargo, Noruega es un país dado a la naturaleza donde los mayores placeres no cuestan nada: adopte el modo de vida noruego, opte por la simplicidad y los alimentos sencillos. Pero, tampoco es menos cierto que desde hace unos años, el costo de la vida para los turistas ha disminuido considerablemente.

¿En Noruega, cuesta trabajo hacerse comprender?

¡Seguro que no! Son los únicos que hablan noruego y son solamente 4,4 millones. Así pues, para no permanecer aislados, han aprendido lenguas extranjeras. Si habla inglés, todo el mundo le entenderá.

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*