5 alimentos poderosos que cada vegetariano necesita añadir a su dieta

Los beneficios para la salud de un vegetariano se están volviendo más evidentes. Puedes añadir más sabor a tus alternativas vegetarianas y al mismo tiempo aumentar tu nutrición.

A continuación se presentan algunas de las opciones más densas en nutrientes para incluir en una dieta vegetariana saludable.

Empieza con soja

Los productos a base de soja como el tofu y el tempeh no sólo proporcionan la proteína que puede faltar en una dieta vegetariana, con alrededor de 8g de proteína por 100g de tofu y alrededor de 19g de tempeh, sino que con su textura más firme y una variedad de métodos de cocción son una forma fácil de sustituir la carne en las comidas, especialmente si usted está empezando a hacer el cambio.

También pueden hacer más fácil encontrar opciones vegetarianas cuando se come fuera, y son especialmente populares en la cocina asiática.

Coma muchas verduras

Puede sonar obvio, pero ser vegetariano no significa que automáticamente coma suficientes verduras.

Las verduras son una parte esencial de una dieta saludable para todos, y con verduras de hoja verde oscuro como la espinaca, el brócoli, la col rizada y las coles de Bruselas que contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales que los vegetarianos pueden carecer, son una parte particularmente importante de una dieta sin carne.

También son bajas en calorías, están llenas de fibra y pueden ayudar a protegerlo contra enfermedades cardíacas, diabetes y quizás incluso contra el cáncer.

Legumbres para Proteína

Incluyendo garbanzos, habas, habas, lentejas, y guisantes secos, partidos o negros, hay una variedad de legumbres para disfrutar y todo ello con múltiples beneficios para la salud.

Compuestas de un 20-25 por ciento de proteína en peso, las legumbres son una excelente fuente de proteína vegetal para satisfacer sus necesidades sin carne.

También son grandes fuentes de fibra y ricos en aminoácidos y minerales importantes como hierro, magnesio, potasio, fósforo, zinc y vitaminas B esenciales como tiamina, riboflavina, niacina, B6 y folato, que a menudo se obtienen de la carne.

Simplemente añade semillas

Las semillas son también una gran fuente de proteínas, así como muchas otras vitaminas, minerales y nutrientes, y son tan fáciles de incorporar a su dieta vegetariana diaria.

Girasol, sésamo, calabaza, cáñamo y lino se pueden añadir fácilmente a los smoothies, sopas y ensaladas para ayudarle a satisfacer sus necesidades de proteínas y añadir un aumento de vitaminas.

También puede tratar de germinar sus semillas, que luego se pueden comer enteras, para aumentar los niveles de enzimas digestivas y el contenido nutricional.

Trate de germinar mung, alfalfa, brócoli y fenogreco que luego se pueden agregar a las ensaladas para mejorar la salud.

Ir por los granos

La quinua ha sido popular entre los vegetarianos por un tiempo gracias a su alto contenido proteico. Sin embargo, hay muchos otros granos ricos en nutrientes que se pueden probar, como el mijo, el teff, el amaranto y el kamut.

Estos granos antiguos son también altos en fibra y ricos en vitaminas y minerales, y extremadamente versátiles en la cocina. Pueden ser utilizados en lugar de carne en ensaladas para un golpe de proteína en el almuerzo o la cena, o hacer un saludable y nutritivo porridge para el desayuno.

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*